martes, 16 de septiembre de 2014

Muralla Púnica de Cartagena


La magia de Cartagena reside en SU RIQUEZA CAÓTICA.
Así la siento yo.

El caso es que según la vas descubriendo, te vas topando con vestigios desperdigados que tantas civilizaciones han ido dejando a su paso. Unos encima de los otros, superpuestos, desordenados. Como si hubieran caído así, sin más.
Caos, revoltijo cultural que sale en cuanto se remueve un poco de tierra.

Si ahondas, comprendes el por qué de las cosas.
El por qué esa ciudad esquinera de la península ha sido un puerto tan codiciado y vivido. Y por qué después de haber visto tanto sobre sí, se sonríe orgullosa antes sus restos púnicos, ruinas romanas y su arquitectura modernista.
Tiene mucho de todo.

El mismo carácter que tiene la ciudad lo tiene su muralla. PECULIAR, VARIOPINTA, CAMBIANTE.



domingo, 7 de septiembre de 2014

Boda en Monasterio de Aciveiro


El siguiente acontecimiento bodil de la lista nos trajo un respiro del calor del sur. 
Gracias al frescor del norte disfrutamos de un par de días de chaqueta, buena comida y paisajes rústicos.

El Monasterio de Aciveiro en Pontevedra me pareció un lugar increíble para celebrar en un mismo sitio ceremonia religiosa y cena. Tan rústico, tan cuidado. Con más encanto imposible.

jueves, 7 de agosto de 2014

Con lo puesto

www.laimyours.com/
Somos afortunados propietarios que acaban de estrenar su piso apenas vacío.

Lo de inaugurarlo tan rápido ha sido por la ilusión de pasar por fin unos días entre nuestras -y solo nuestras- cuatro paredes, y para marcar territorio.

No nos hemos resistido a pisar tierra virgen. Expandir por doquier nuestras vibraciones, empaparlo de nuestra esencia, antes de que venga otro y deje en el ambiente cualquier otra sensación que desvirtúe lo que somos.

Hemos puesto nuestro sello. Lo que venga a continuación reposará sobre lo nuestro, la base, el inicio de todo lo bueno.
Porque resulta que además de propietarios pronto seremos caseros - por motivos circunstanciales- y alguien deambulará por aquí. Eso si, después de nosotros. Vamos, que no calará tanto.

bloglovin.com
Grata sensación es la que hemos conseguido A COSTA DE VIVIR UNOS DÍAS CON LO PUESTO. A modo camping.
Pero un camping en las alturas, con buenas vistas y que me ha hecho reflexionar sobre que:

jueves, 31 de julio de 2014

De veranos rarunos


A contracorriente del corriente veraneante.

Echar la persiana. 1 de agosto, cerrado por vacaciones.
Liberación. Escapar de este horno de asfalto inmundo que no deja respirar.
Hola mar y olas. Hola paseos despreocupados con brisas húmedas sobre la jeta.
Por fin el gusto de sentir la arena sobre los pies descalzos tras un largo invierno. Demasiado tiempo ha pasado.

Nada de esto sentiremos esta vez.
No me lamento, de corazón.
Simplemente resulta curioso viajar en sentido contrario a la población y no sentirme desdichada.

Os cedo mi sitio, les digo. Os dejo la costa, aprovéchenla.
Cojan fuerzas. Respiren hondo y guarden todas las buenas sensaciones para dosificarlas a la vuelta.
Yo deambularé por una recalentada y vacía capital.
Ya no cumplo LA ECUACIÓN DE LA FELICIDAD VERANIEGA.
Metamorfosis.

miércoles, 23 de julio de 2014

Boda en Carmona


El pasado fin de semana fue realmente intenso.
Viaje relámpago a Carmona para ir a una boda de esas en las que te crees que vas a pasar unos calores de campeonato.
Sevilla en julio. Oh Dios mío. Que nos pille confesados.


Ya iba absolutamente concienciada. Me había empecirrado en que quería darle otra oportunidad a mi mono de Asos combinándolo con accesorios de color azul, para darle un rollo diferente al de la otra vez. Pero la expectativa del pantalón largo y negro empezaba a pesar demasiado ante posibles treinta y muchos grados...
Pero nada más lejos de eso, porque la noche fue tan fresca que hasta me arrepentí de no haber previsto algo que echarme a los hombros.


miércoles, 16 de julio de 2014

Batería de Castillitos


Absoluto abandono. Lo reconozco. Imperdonable.
Pero perdonarme por Dios, que todos somos humanos.
Mi musa y mis constancia me han abandonado en los últimos tiempos. De ahí mi silencio las pasadas semanas.
Ninguno de los temas almacenados en la "nevera" me motivaban lo suficiente para compartirlos. Sinceramente prefería guardar un poco la ausencia hasta que la brisa de la creatividad me refrescara otra vez, antes que contaros milongas con desgana. Aguardar a algo de calidad, que por fin se acaba de asomar. Vuelvo.

La inspiración se plantó delante cuando descargué las fotos de una de las excursiones que hicimos con mis padres en su visita de mediados de junio.
Una tarde cogimos el coche y nos dirigimos a conocer la Batería Militar de Castillitos, una de las fortalezas que hay extendidas por los alrededores de Cartagena.
Ya había curioseado algunas imágenes de visitas de conocidos y amigos y pensaba que la cosa pintaba bien.


Bastante avanzados en el camino, después de algunas curvas después de empezar un puerto de carretera bien estrecho, nos quedamos boqueabiertos admirando el paisaje. Tanto, que buscamos un pequeño saliente para aparcar el coche a un lado y admirar todo aquello tranquilamente.
Respiramos por un rato el aire de las alturas. Hicimos fotos.

jueves, 26 de junio de 2014

El lado bueno de Cartagena


Ayer volví a ver Bienvenidos al Norte para celebrar que cumplimos medio año exiliados de la capital.

Ya la he incluido en el grupo de películas que marcan y significan literalmente una etapa de mi vida, como Casa de Locos o Cinema Paradiso . Más buenas o malas, la narran como si un usurpador se hubiera colado en mi cabeza y corazón para exprimir todo aquello en un guión, imágenes y música.

Volver a verlas es como hacer inventario de mis pasos. Algo así como hacer psicoanálisis seleccionando como herramienta la vista aérea de Google Maps de mi propia historia y situación. Hacerme recordar el por qué de ese o este momento para vivir más intensamente los pros del ahora.

Y es que reconozco que a veces me pongo en plan madrileña-melancólica, sobre todo, después de recibir visita de seres queridos en casa. Tres días de intensa convivencia, conversaciones y mucha actividad hace que los lazos de la distancia se estrechen y de penita decir hasta luego.

Después llega la sequía de la inspiración. La ausencia me despluma de creatividad y ganas de escribir. No me asomo por aquí en días.
Hasta que vuelvo a escuchar las señales como en El lado bueno de las cosas (otra a la lista).
Vuelvo a la carga teniendo en la cabeza que sólo hay una oportunidad de vivirlo. Que no puedo dejar escapar un estilo de vida como éste y los beneficios que ofrece una ciudad más pequeña y costera.


Detalle del Arsenal
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...