jueves, 18 de diciembre de 2014

Natalia, invitada con lunares de Dolores Promesas


A pesar de que estamos rozando la entrada de las fiestas, hoy me apetecía mucho publicar el look bodil que mi amiga Natalia escogió para la boda de su hermano.
Quizás ahora estaréis más centrados en próximas cenas sociales y familiares, pero seguro que alguien tiene pendiente buscar un estilismo para una boda invernal-primaveral y las ideas siempre vienen bien, no?

Natalia es mami de tres churumbeles preciosos, fué compañera de fatigas en la uni, testigo de mis más y mis menos (y también de mi boda) y una de mis mejores amigas y compañías en Cartagena. Por eso y porque estaba guapísima, me hace mucha ilusión publicar estas fotos.


sábado, 13 de diciembre de 2014

VL {ct} : El encanto de la Navidad en un lugar pequeño.


A menudo recuerdo aquel anuncio que trataba de incentivar el turismo rural a golpe de "déjate adoptar por un pueblo".
Para mi era extraordinario el que alguien me hubiera leído el pensamiento y plasmara tan claramente lo entrañable de las visitas al pueblo de mi padre, no tan a menudo como me hubiera gustado, pero bueno.

Todo esto viene a que el pasado finde mi familia volvió a visitarnos, justo a tiempo para disfrutar de una ciudad que acababa de estrenar la Navidad.
Paseamos debajo de los adornos luminosos de toda la vida y por el puerto. Escuchamos el "yo me remendaba y yo me remendé" a todo volumen al pasar y visitamos el Belén de la Plaza San Francisco con la ilusión con la que lo hacía en la infancia. Y al ver el guiñol con montones los niños sentados a los pies, mi hermano y yo corrimos cual moscas atraídas por la miel para unirnos al festival de bromas del titiritero. 

Creo que fue en el momento en el que estaban recogiendo sus cosas y me despedía, cuando mi padre me confesó que le había gustado especialmente revivir las fiestas en un lugar más pequeño porque le parecía que tenían una magia especial, distinta a como lo vivimos en las ciudades más grandes (un pensamiento muy a lo vida lenta {ct}, vamos).



viernes, 5 de diciembre de 2014

El antes y después de una cómoda blanca de abuelita


Por fin DICIEMBRE.
Desde que tengo uso de razón es la etapa más feliz del año.
La cuenta atrás hacia la Navidad ha comenzado y hay vía libre para poner en casa los adornos. Adornos navideños que este año centralizaré en la entrada de mi casa, junto a la cómoda que por fin he terminado de restaurar.

Es, con el trono, la pieza que más trabajo y tiempo me ha llevado, pero también una de las que más orgullosa me siento.
Aunque no todo el apego que siento por ella viene de las horas que he invertido poniéndola bonita, sino fundamentalmente de que es una herencia de la abuela de mi marido, y eso la hace muy especial.



Ya os hablaba hace unas semanas de que darle una lavado de cara a algunos de nuestros muebles heredados puede ser una gran idea para adaptarlos a los nuevos gustos e integrarlos en la decoración de las casas de hoy en día.
Desde que la recogimos, tenía claro que quería darle un cambio de look bastante radical, pero que fuera del todo con la personalidad de de la pieza, tan barroco, con todas esas volutas.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Una tarde con Sugar Fotografía


Odio  la sensación de sentirme observada por un objetivo. 
Me impresiona demasié, hasta hacerme salir en las fotos con un gesto extraño, que en realidad no refleja mi verdadera expresión.

Admiro a los que tiene  la capacidad natural de estar relajados y salir de muerte, e incluso a aquellos “asquerosos” que pueden permitirse hasta juguetear, cambiar de expresión, de postura hasta tener un montón de imágenes en las que salen favorecidísimos.
A mí eso me cuesta hasta cuando es mi marido el que me tira la foto (que más confianza no puede haber) y voy requetepuesta para un tinglao (no es como cuando estás en tu casa con pelos de loca y sin gota de maquillaje, que no quieres que te saquen ni de lejos).



Pero que no me guste el objetivo no quiere decir que no me guste tener una buena foto en la que al mirarla me vea guapa y decente. Alguna que quizás pueda enmarcar por el resto de mis días y de viejecita me recuerde que una vez fui joven.

Menos mal que hace unos días conocí a Susana de Sugar Fotografía.
Una amiga me habló de una chica con mucho gusto y especial sensibilidad que hacía unas fotos preciosas de bebés y embarazadasNo era mi caso, pero lo que si lo era es la preferencia por la fotografía espontánea con entornos naturales de fondo, que le daban un toque aun más natural.
Yo necesitaba una buena imagen...Y se me ocurrió pedirle ayuda. 

Menudo descubrimiento.


viernes, 14 de noviembre de 2014

Inaugurando sección: VIDA LENTA en CT


Resulta que haciendo balance, me doy cuenta de que la conversación más recurrente en mis últimos 10 meses ha sido el cambio radical que ha dado nuestras vidas al mudarnos a un sitio más pequeño, más tranquilo, y LO BIEN QUE ME HA SENTADO.

Celebramos más de 300 días viviendo fuera de Madrid, lejos de la vorágine de la intensa rutina, de familia y de amigos, a los que echo muchísimo de menos. Pero resulta que durante este tiempo algo ha cambiado dentro de mí, porque aunque en ocasiones siguen apareciendo mis inevitables malos humos, me noto una persona más sociable, más paciente, y sobre todo más feliz.

Creo que lo que me pasa es que para mí el significado de "calidad de vida" se ha transformado.
Vivir con menos, disfrutar de más y durante más tiempo.


jueves, 6 de noviembre de 2014

Los 7 beneficios que reporta restaurar muebles

Vintage and Chic

Volver a clases de restauración es como retomar una terapia tras una larga etapa de desorden personal.

Han sido cuatro largos meses de espera, de parón de trabajos manuales. De interrupción de una de mis actividades preferidas que recientemente he descubierto, un pilar de mi nuevo estilo de vida lenta lejos de la capital.
He dejado a medias una preciosa cómoda, con mucho valor sentimental, sobre la que estoy trabajando en un cambio de imagen radical. Confío en que el resultado me guste lo suficiente como para dedicarle un post próximamente. Tanto como mi trono o el revistero envejecido.

La cuestión es que no me gusta nada la sensación de quedarme a medias, pero menos en algo que me apasiona. Pero es que en Cartagena los meses de verano son bastante muertos. La gente se pone el chip de playa y corren como descosidos a sus viviendas de temporada, en muchos casos hasta bien entrado el otoño. Y todo se paraliza. Congelado en el tiempo.

Detalle del trono que restauré hace tiempo. Aquí puedes ver más detalles.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Casarse castizo. La madrileña boda de Olga y Alfonso


Llevaba mucho tiempo queriendo publicar esta entrada. Tanto, que he pospuesto el tema que tenía preparado esta semana para enseñaros esta boda tan especial para mí, inmortalizada por Volvoreta.

Todo sucedió hace más de un año, durante el día de la Hispanidad. Madrid se despertaba soleado, ansioso de un día de fiesta. La de todos, pero sobre todo la de Olga y Alfonso, que con tanto mimo y cuidado habían preparado millones de detalles con un marcado carácter madrileño -porque los dos son castizos- pero haciendo un guiño a su pasión por los viajes.


Muy nerviosa, me enfundaba mi look bodil rosa y cogíamos un taxi a mediodía rumbo a la Basílica de San Miguel, en pleno epicentro del Madrid de los Austrias. 
Estaba como un flan porque íbamos contra reloj y porque tenía el honor de ser testigo. No se me ocurre mejor manera de que una amiga te haga sentir tanto su día como serlo, sentarte frente al altar, tan cerquita de ellos y poder mirar sus caras durante toda la misa. La sonrisa de ella al llegar al altar, el temblor de piernas de una madre, los niños correteando desbocados, las bromas de un cura más cercano de lo normal, el llanto de otra amiga testigo emocionada. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.